Print this page

Disputa por Huajimic

Buscan ir juntos para que el gobierno federal active su programa de indemnización ante el grave conflicto social que avizoran en la sierra

Agustín del Castillo / Guadalajara

Audelina Villagrana, viuda y pequeña propietaria de Huajimic, es un personaje que sintetiza las contradicciones de esta comunidad ranchera a la que le tocó afrontar la conquista serrana para el naciente estado de Nayarit, hace 80 años, con apoyo de su gobierno y la bendición de jure y de facto de la entonces remota administración federal.

Hoy, que los tribunales agrarios restituyen las tierras del título virreinal de Wuaut+a (San Sebastián Teponahuaxtlán) que ocuparon a los wixaritari sus ancestros ganaderos, los afectados exigen que sean esas autoridades las que les garanticen los derechos adquiridos, mientras el gobierno federal ha tratado de evitar a toda costa asumir esa responsabilidad, advierte la parvifundista. “El programa Cosomer [Conflictos Sociales en Medio Rural] dice que no entramos, y cómo que no entramos al programa si tenemos firmada de una por una las solicitudes[…] después dice, es que no entra en paquete, no, las demandas son individuales, es decir, nos cambian las reglas; y luego nos dicen que cuando los trasladaban de Guadalajara a México, los expedientes se perdieron”, señala irritada, cuando atiende a los periodistas durante el retén del pasado 22 de septiembre.

Asegura que son más de tres años de desgaste, y considera que no se puede negociar en las condiciones en que los ha dejado la ejecución del Tribunal Unitario Agrario 56, pues al entregar dos predios a la comunidad wixárika, tienen cientos de indígenas habitando el valle, lo que estima inseguro.

La propietaria mandó emisarios al día siguiente para garantizar a los comuneros que no tendrían problema en proveerse víveres en Huajimic el tiempo que lo necesitaran, como muestra de buena fe, ante las negociaciones que comenzaron ayer, domingo, en Puente de Camotlán, donde tanto los dirigentes comunales como la comisión de los ganaderos acordarían el modo de presionar al gobierno federal y a los estatales de Nayarit y Jalisco para que asuman culpas, pues han cobrado impuestos, han generado actos legales al dotar ejidos y comunidades traslapados, han sancionado escrituras y sobre todo, han sido omisos.

Pero no hubo respeto a la tregua. Dos naturales que compraron alimentos fueron retenidos por moradores de Huajimic, de acuerdo a la versión del secretario de bienes comunales, Ubaldo Valdez.

Y Audelina no fue ajena a ese proceder, de acuerdo a las versiones de los wixaritari. Debió intervenir personal del ejército para que los dejaran regresar a su puesto en los predios restituidos. Pero como puede presentarse una prolongada lucha de resistencia entre los adversarios, han abierto la comunicación con remudas a poblados más lejanos pero seguros: Ocota de la Sierra en Mezquitic, y Santa Rosa Peyotán en Nayarit, para que su hambre no dependa del enemigo con el que, por otra parte, se negocia.

Ayer, al caer la noche en Puente de Camotlán, sede del primer encuentro de distensión entre wixaritari y posesionarios, no habían trascendido resultados. Pero se espera que la única salida razonable que se avizora a este conflicto, se ponga en marcha hoy.

 

 

 

 

Read 3000 times
Rate this item
(0 votes)
Published in JALISCO
Voz del Norte

Periódico Regional con presencia en Zona Norte y Valles de Jalisco y Sur de Zacatecas. Cubriendo con información de calidad, interés y servicio para la población.

Website: www.vozdelnorte.com

Latest from Voz del Norte