Print this page

Se acerca el buen fin con su cascada de “ofertas y promociones”

 

 

 

A unos cuantos días de llevarse a cabo en nuestro país, la sexta edición del programa “El Buen Fín”, a pesar de que algunas instancias relacionadas con la organización de este evento han exhortado a los consumidores a comprar de una manera razonable al acudir del 18 al 21 de noviembre, a todos y cada uno de los grandes almacenes que participan; para muchos que pretenden acudir, existen dudas e inquietudes sobre el beneficio o de plano, recapacitan ante una posible desestabilización de las finanzas familiares.

 

Desde hace días, ya nos están bombardeando a través de los medios de comunicación tanto en forma escrita, como radiofónica y televisiva, donde “se invita” a los consumidores para que hagan sus compras y. sin embargo, para muchos que no caen en este tipo de fullerías, porque esta “invitación” no es otra cosa que una incitación que se le hace a los gastadores que están acostumbrados a comprar sin hacer consultas de los diferentes precios o a reflexionar un poco sobre este tipo de adquisiciones.

En la edición 2016 se encuentran registradas más de 700 mil empresas que participarán a nivel nacional, donde se espera una derrama económica de 84 mil millones de pesos, de acuerdo a lo informado por la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (CONCANACO) y quienes aprovecharon la conferencia de prensa, para hacer “un llamado” generalizado a los consumidores a realizar sus compras de una manera organizada y reflexionada, de acuerdo al alcance de sus finanzas personales.

Este ambicioso proyecto que ya se realiza en nuestro país desde hace cinco años, fue implementado por el gobierno federal, con la finalidad de incentivar la economía y el consumo en nuestra nación y era tanto el interés del mismo, que hasta hubo ocasiones en que se les adelantaba, sin previo aviso, el aguinaldo a los burócratas y la clase obrera, para que con dinero en la bolsa, lo malgastaran sin importarles que este patrimonio es producto de todo un año de trabajo y esfuerzo en su respectivo centro de labores.

Mientras que para algunos dirigentes sindicales, “El Buen Fin” sí cumple con las expectativas del comercio establecido, porque la derrama económica cada año se acrecenta; para otros, los únicos beneficiados con este programa, son los empresarios y propietarios de los reconocidos centros comerciales. Pero, para cualquier tipo de obrero o burócrata que tienen bajos ingresos, solamente este propósito se convierte en sólo ilusión, porque no les permite alcanzar sus metas de compra, por los altos precios que se manejan en los artículos que pretenden adquirir.

Y quién va a despreciar esta cascada de ofertas y promociones que ahí se brindan, donde se ofrecen en algunas pantallas de plasma, artículos electrónicos, ropa y cualquier tipo de prestaciones, grandes rebajas desde el 40 hasta el 60 por ciento a un plazo de 18 meses con descuentos o bajos intereses a pagar. Por desgracia, en muchas ocasiones, estas promociones son vil engaño para quienes asisten a hacer sus compras y donde aparte de venderles caro, no les respetan los convenios estipulados en la compra-venta.

Lamentablemente, a los empresarios y grandes comerciantes no les importa si los mexicanos usan en forma correcta o incorrecta la tarjeta de crédito y además, porque no se nos quita el hábito de realizar compras excesivas o de artículos que ya tenemos en nuestras casas. A estos voraces comerciantes en grande escala, sólo les interesan las grandes ganancias que les deja este tipo de ventas anuales y de navidad.

Aquí en la Zona Metropolitana de Guadalajara, se esperan grandes afluencias de compradores que visitarán, durante estos cuatro días, algunos centros comerciales como son: Andares, Centro Histórico de Guadalajara, Centro Magno, así como las plazas Galerías, del Sol, Las Torres, Oblatos, Patria, Gran Plaza, Ciudadela, Centro Sur y Fórum Tlaquepaque.

Qué tristeza nos da cuando algunos funcionarios alaban este programa y donde ellos aseguran que la economía se mueve, sí es cierto que se mueve, pero rumbo a donde están las arcas de los grandes mercantes, porque no existe un beneficio para la población en general, no es posible que así suceda.

Finalmente, creemos que el gobierno federal implementó este proyecto comercial con un solo propósito: beneficiar a los empresarios y comerciantes que participan cada año en un modelo que fue imitado a los Estados Unidos, nada más que allá en ese país, se le conoce como Black Friday (Viernes Negro) y que se lleva a cabo un día después del Día de Acción de Gracias.

 

 

 

 

Read 2780 times
Rate this item
(0 votes)
Published in JALISCO
Voz del Norte

Periódico Regional con presencia en Zona Norte y Valles de Jalisco y Sur de Zacatecas. Cubriendo con información de calidad, interés y servicio para la población.

Website: www.vozdelnorte.com

Latest from Voz del Norte