Print this page

¿De verdad es Trump una maldición para México?

     Sinceramente, yo como mexicano, no estoy dispuesto a ponerme a discutir con un estúpido. Si Donald Trump quiere tener su muro, que lo construya.

     Si el presidente de los Estados Unidos quiere cobrarnos el muro, no lo aceptaremos de motu propio. Si decide imponer el cobro vía aranceles o cualquier otro mecanismo ajeno a nuestra voluntad, que él sea el que quede como un necio aprendiz de emperador.

     El desprecio de una gran nación como la nuestra y el repudio internacional lo perseguirán ahora y siempre por asumir actitudes propias de un dictador berrinchudo y fuera de sus cabales.

     Tal vez sea de los locos que nunca se arrepienten de sus idioteces, pero más tarde que temprano comenzará a sentir que sus actos lo llevarán a un abismo sin salida y lo triste que se puede llevar a su país en ese despeñadero. Si le seguimos dando fuerza a sus idioteces, más se va a ensañar.

     Ante este escenario, le pese a quien le pese, Estados Unidos ya no puede vivir sin la mano de obra, ni el aporte y talento de los mexicanos. Nosotros no pedimos ser, los norteamericanos hicieron de México el país que apuntala su economía, y en el pecado llevarán la penitencia.

     Por lo pronto, a Trump ya le renunció la parte esencial de su aparato diplomático, tendrá que allegarse de novatos que le traerán más fracasos que aciertos. Y ante un presidente fuerte de la lengua pero débil de cerebro, las otras potencias mundiales tal vez pronto buscarán hacer lo que en el fondo Donald Trump busca: desatar una guerra comercial, política y en el peor de los escenarios, una guerra armada.

     Con todo y la crisis económica, política y social que de frontera a frontera enfrenta nuestro país, con todo y que no podemos dejar de estar atentos a cuanto haga y “twitié” ese acomplejado mandatario, como ciudadanos, como jaliscienses y como mexicanos debemos ser nacionalistas, entregados y comprometidos a trabajar para recuperar nuestra grandeza escondida.

     Celebramos la decisión del presidente Enrique Peña Nieto de no acudir a la Casa Blanca a recibir más humillaciones… y como dijera atinadamente el ministros de Relaciones Exteriores Luis Videgaray ¡México es más grande que cualquier muro y que cualquier tratado!

     Ahora bien, si México nació fuerte, debe seguir siéndolo con o sin los Estados Unidos. No es la primera y tal vez no sea la última que como nación salgamos adelante y superemos obstáculos como el que se nos presenta en este naciente 2017, el año de la pesadilla para propios y extraños, porque ni siquiera los que votaron por Trump saben el destino inmediato que les espera.

     Antes de despedirme dejo a Ud., una interrogante: ¿Será en verdad Trump una maldición para México o la razón y motivo para reactivarnos como país y alcanzar la autosuficiencia alimentaria, energética y recuperar nuestra lastimada soberanía?

PD.- Ratificamos nuestro pronóstico de hace tiempo: Donald Trump no llegará  siguiera a los dos años de su mandato. Al tiempo.

 

 

 

 

Read 1662 times
Rate this item
(1 Vote)
Published in EDITORIAL
Voz del Norte

Periódico Regional con presencia en Zona Norte y Valles de Jalisco y Sur de Zacatecas. Cubriendo con información de calidad, interés y servicio para la población.

Website: www.vozdelnorte.com

Latest from Voz del Norte