Print this page

La solidaridad se hizo presente para gritar ¡NO! a la Presa El Zapotillo

• Más de 500 son los que protestaron en contra de la construcción de este embalse y la inundación de tres comunidades.

Guadalajara, Jalisco, 7 de julio de 2017.- Mientras que el gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz piensa en sepultar bajo el agua todo el patrimonio histórico y cultural de Temacapulín, primero se debe de resolver los problemas de desperdicio y fugas de agua en Guadalajara, como es el caso de la colonia Santa Elena Alcalde, donde en una de sus calles gran cantidad de agua limpia corre por una acequia y se va al drenaje para mezclarse con el agua sucia y contaminada, lo malo que ninguna autoridad corrige este desperdicio que se observa desde hace bastante tiempo.

Así lo manifestaron algunos manifestantes y especialistas en el tema del agua, mismos que se oponen a la construcción de la presa El Zapotillo y que a parte del llenado, traerá como consecuencia la inundación de las comunidades de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, comunidades del municipio de Cañadas de Obregón, Jalisco, que por cierto, su alcalde municipal no mueve un solo dedo, ni abre la boca para defender a los habitantes que son afectados con este proyecto, que se ha convertido en una gran polémica y capricho gubernamental.

Este jueves 6 de julio por la tarde, se hizo presente la solidaridad de personas provenientes de otros lugares, de organismos, activistas y académicos de la U de G, que se manifiestan en contra de esta decisión gubernamental, quienes al unirse a los habitantes de las tres comunidades afectadas, acudieron frente a Palacio de Gobierno para alzar la voz y manifestarse con cantos, pancartas y consignas en contra de este proyecto.

Además, pidieron al gobernador del Estado, que se desista de la decisión que tomó el pasado 29 de junio, cuando anunció la construcción de esta obra y la inundación de las tres comunidades.

En entrevista con algunos de los asistentes que tuvieron participación en la protesta, señalaron con bastante irritación, impotencia y coraje, que su lucha por salvar a Temaca, va a continuar hasta lograr que sus derechos y patrimonio, no sean violentados con este proyecto que va a beneficiar más a Guanajuato que a Jalisco. Reconocieron que son muchos los políticos y empresarios que solamente buscan beneficiarse con esta presa, ya que pretenden privatizar el agua, a cambio de desaparecer bajo el agua, la historia de nuestro pueblo, desvanecer nuestro patrimonio cultural e histórico y acabar con nuestros testimonios arquitectónicos de la población de Temacapulín.

“Dónde están los derechos individuales que nos aporta la Constitución Mexicana, mismos que se han estado pisoteando y mancillando desde que se anunció la construcción de esta presa. Ya basta de que se siga engañando al pueblo de Guadalajara, ya que con este embalse, no se resuelve el problema de agua que se padece en esta capital jalisciense y nosotros “no tenemos por qué convertirnos en chivos expiatorios, para lograr este propósito gubernamental,” enfatizó otro de los manifestantes.

Desde 2009 los habitantes del pueblo se han enfrentado al proyecto de construcción de la Presa El Zapotillo en el cauce del río Verde y cuyo embalse, inundaría el actual emplazamiento de la población y que las autoridades pretenden reubicar; proyecto al que los habitantes se oponen rotundamente debido a que significaría la pérdida de sus tierras y forma de vida, así como los monumentos históricos con que cuenta el poblado como la Basílica de Nuestra Señora de los Remedios.

 

Los orígenes del pueblo que hoy es Temacapulín se remontan a los años previos a la conquista española de la Nueva Galicia, la zona fue escenario de la cruenta Guerra del Mixtón que terminó con la derrota de los rebeldes indígenas en 1542, muy probablemente el pueblo tuvo su origen en el asentamiento de indígenas pacificados al término del conflicto, entre 1550 y 1552; en el año de 1772 es mencionado como parte de la cofradía de Jalostotitlán.

Al consumarse la independencia de México y la creación del estado de Jalisco, quedó inicialmente incluido en el Cantón de La Barca y luego pasó al Cantón de Teocaltiche, para que finalmente y desde 1903, es parte del municipio de Cañadas de Obregón.

 

Read 1496 times
Rate this item
(0 votes)
Published in JALISCO
Voz del Norte

Periódico Regional con presencia en Zona Norte y Valles de Jalisco y Sur de Zacatecas. Cubriendo con información de calidad, interés y servicio para la población.

Website: www.vozdelnorte.com

Latest from Voz del Norte