Print this page

El PRI contra Anaya, a un tiro

    Por: Diego Petersen

     1 de Marzo de 2018 - Como en un duelo a un tiro, más le vale al que dispara primero matar a su enemigo, porque si lo deja vivo la posibilidad de salir de ahí con las patas por delante es altísima. El PRI ha decidido echar toda la carga contra el candidato del Frente por México, Ricardo Anaya. Más allá de si es culpable o inocente, lo cierto es que la PGR no ha podido armar una acusación sólida en su contra y hasta ahora lo que hemos visto es el uso de todo el aparato de Estado para perseguir a un candidato, contra ese que, dicen, es hoy el verdadero peligro para México.

     La lógica indica que la gran batalla del PRI es tumbar al candidato del Frente antes de llegar a la campaña formal, que comienza a fines de marzo, de manera que al final queden solo dos opciones: José Antonio Meade vs Andrés Manuel López Obrador. Más allá del abuso de poder que significa usar los recursos del Estado para destruir a un candidato, la pregunta es qué pasa si falla, cuál es la consecuencia de emprender una persecución como estas y dejar vivo al enemigo.

     Hay tres desenlaces posibles en esta guerra: la primera, la buscada por el PRI, es que se desinfle de tal manera al candidato del Frente por México que éste quede anulado en un lejano tercer lugar. Eso no significa en automático que gane Meade, más aún diría que difícilmente los votos de Anaya migrarían hacia el PRI, más bien se repartirían entre López Obrador y Margarita Zavala, pero es su única oportunidad de competir.

     La segunda opción es que lo dejen herido de muerte, pero no lo maten, lo que deja a López Obrador solo con la puerta de Los Pinos abierta de par en par, y a Meade y Anaya mutuamente anulados. No son pocos los priistas que consideran que el verdadero peligro para ellos no es “El Peje” sino el candidato del Frente, a quien ven como una especie de “Chucky”, el muñeco diabólico. No es gratuito: quien ha declarado abiertamente la guerra contra el PRI en esta campaña ha sido Anaya, mientras que Andrés ha abierto la puerta de la república amorosa a todos los arrepentidos.

     Lo único seguro es que en cualquiera de los tres escenarios lo que va a dejar este uso de las instituciones del Estado contra un candidato es un país dividido y enconado

     La tercera y más peligrosa para el PRI es que no solo no lo maten, sino que terminen por victimizarlo y catapulten su campaña. Toda proporción guardada, con Anaya podría suceder algo parecido a lo que vimos en 2006 con el desafuero de López Obrador: entre más lejos llevaron la acusación, más creció el ofendido.

Lo único seguro es que en cualquiera de los tres escenarios lo que va a dejar este uso de las instituciones del Estado contra un candidato es un país dividido y enconado. Ahora que si después de probarle al panista su culpa, la PGR procesa también a Rosario Robles y a todos los implicados en el caso Odebrecht, que según el fiscal anterior está terminada la investigación y es el caso de corrupción más grande de México, a lo mejor hasta les creemos y aplaudimos. (Tomado de el Periódico El Informador).

 

 

 

 

Read 1177 times
Rate this item
(0 votes)
Published in EDITORIAL
Voz del Norte

Periódico Regional con presencia en Zona Norte y Valles de Jalisco y Sur de Zacatecas. Cubriendo con información de calidad, interés y servicio para la población.

Website: www.vozdelnorte.com

Latest from Voz del Norte